Picture
Por lo general nos gusta que se nos reconozca y agradezca por las cosas que hacemos, ya sea en nuestro hogar, empleo o en el distrito. Pero como no siempre es así nos molesta o nos quejamos!

Juan era un trabajador que se molestó por el ascenso que le dieron a su compañero de trabajo que llevaba apenas 6 meses en la empresa. Él ya llevaba 2 años en su puesto, se portaba bien, cumplía con los horarios y sus obligaciones, pero seguía en el mismo lugar y con el mismo sueldo. Y decidió ir con el gerente de la empresa para reclamarle:

- Señor, trabajo en la empresa hace dos años con esmero y estoy a gusto con mi puesto, pero me siento postergado. Mire; Fernando ingresó hace sólo 6 meses y ya fue promovido a Supervisor.

- ¡Hmm!-respondió el gerente. Mientras resolvemos esto, ayúdeme con un problema.

En el almuerzo de hoy daremos fruta al personal. En la esquina venden fruta. ¿Puede averiguar si tienen naranjas? Juan cumplió con el encargo y en 5 minutos estaba de vuelta.

- Bueno Juan, preguntó el gerente, ¿qué averiguaste?     

- Ehhh, si, si tienen naranjas para la venta -le dijo Juan.

- ¿Y cuánto cuestan? - ¡Ah!...... No pregunté por eso-le respondió 

- Ok, ¿pero por lo menos te fijaste si había suficientes naranjas o si había otras frutas?   

- Ohhh...  No sé señor, pero creo... titubeó Juan

- A ver Juan -lo interrumpió el gerente -siéntate un momento. Y mandó llamar a Fernando. 

Cuando apareció Fernando le dio las mismas instrucciones que a Juan y éste regresó al poco rato. Entonces el gerente volvió a peguntar:

- Bien, ¿qué noticias me tienes Fernando?

- Señor, tienen naranjas, suficientes para atender a todo el personal, y si gusta también tienen plátano, o melón. La naranja está a $150.-, el plátano a $220.-, y el melón a $280.- el kilo. Y si compramos por cantidad, nos darán un descuento de 8%. Y no se preocupe, dejé separadas las naranjas, pero si desea otra fruta regreso para confirmar el pedido.- le informó Fernando.

- Muchas gracias Fernando, espera un momento.  Miró a Juan, que estaba estupefacto, y le dijo:

- Juan, ¿qué me decías?  

- Nada señor, eso es todo, muchísimas gracias, con su permiso... 

"¿Has visto a alguien diligente en su trabajo? Se codeará con reyes, y nunca será  un Don Nadie". Prov. 22:29 

Muchas veces nos sorprende e inclusive nos molesta que siempre sean los mismos los que hacen "todo" o por qué no le dan la oportunidad a otras personas.

Meditemos cómo estamos haciendo las cosas. ¿Qué tan efectivos, diligentes, estamos siendo? ¿Realmente estamos haciendo nuestro mejor esfuerzo? ¿O simplemente nos limitamos a hacer lo justo y necesario para cumplir y que no nos regañen?

Cada vez que hagamos algo, hagámoslo con excelencia, sin importar quién lo pide o quién nos pueda ver. Hagamos siempre las cosas como si lo hiciéramos para el Rey. Ef. 6:5-7
 



Your comment will be posted after it is approved.


Leave a Reply.