Picture
Quienes hemos vivido algunos años, hemos oído infinidad de veces las promesas y los propósitos que se proponen las personas de cambiar de vida cada primero de enero, y realmente si estos propósitos se hubiesen cumplido, el mundo en que vivimos ya sería un paraíso sobre la tierra.

Carta Año Nuevo
File Size: 80 kb
File Type: doc
Download File

No queremos dudar de la sinceridad con que se hicieron esos votos, algunas veces bajo los efectos del alcohol, ni de los esfuerzos que se hicieron, por lo menos los primeros días, para cumplir esas promesas.

Ahora analicemos la realidad, y para ello nada mejor que proponerte un ejercicio.
Haz una lista de las cinco cosas más importantes que prometiste hacer hace un año, y marca con una nota del uno al diez la medida en que has alcanzado la meta propuesta. No te preocupes tanto por las metas económicas (automóvil nuevo, nueva casa, nuevo empleo, o lo que sea) como por las metas espirituales y familiares (ser más honesto, menos agresivo, más consagrado al Señor, mejor marido, mejor hijo) y las demás que se te ocurran. Ahora suma las notas y saca el promedio, para ver si has logrado cumplir tus promesas del año pasado.

¿A qué recursos acudiste para lograr tus metas? ¿Control mental? ¿Grupos de auto-ayuda para dejar de beber o de fumar? ¿Fuerza de voluntad? ¿El apoyo de tu familia o de tus amigos?

¿Cuál es el recurso que nunca falla, mientras lo apliquemos todos los días de nuestra vida?


 

Cristo vino para darnos vida, y vida en abundancia, pero El no fuerza nuestra voluntad, y sólo obra en la medida en que rendimos nuestras vidas a El. Hace su obra por medio del Espíritu Santo que El nos envió, pero el Espíritu Santo no llena vasos sucios.

Lo primero que necesitamos hacer es acudir a Cristo. Mientras no lo invitemos a nuestra vida, el Espíritu Santo no morará en nosotros, y mientras no confesemos nuestros pecados a Dios, el Espíritu Santo no podrá llenarnos. Debemos entregar nuestros cuerpos en sacrificio vivo (espiritual) para poder comprobar cual sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta (Romanos 12:1).

Una vida entregada sin condiciones a la voluntad de Dios es una vida feliz. Eso no te evitará las pruebas de la vida, pero te dará una plena conciencia de la presencia de Dios y de su paz en tu corazón. Piensa como el Apóstol Pablo mientras estaba encarcelado en Filipos en la celda de máxima seguridad, con los pies en el cepo, cantaba alabanzas a Dios. Solo la obra del Espíritu Santo en el corazón puede producir una obra tan asombrosa en un ser humano.

¿A quién piensas acudir para cumplir tus objetivos de mejorar? Permíteme citarte un versículo de la Palabra de Dios. "Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna.

Que Dios te ayude a conocer al Único que puede ayudarte a vivir no solo un año nuevo, sino una nueva vida transformada por el poder de Dios.

Que el Señor te bendiga abundantemente.

 


Comments


Your comment will be posted after it is approved.


Leave a Reply